jueves, 21 de junio de 2012

Soñé con Andrés Manuel


No, no era AMLO, ni tampoco era López Obrador: era Andrés Manuel a secas.

El que tiende a recordar sus sueños con regularidad, suele reconocer que son ellos la manifestación más cercana y asequible de nuestros anhelos. El soñador inconsciente, aquél que se deja llevar por la corriente de su pensamiento, sabe al despertar que el sueño recordado es el modo en que vemos el mundo sin ese revestimiento de realidad que nos cubre los ojos en estado de vigilia.

Decía pues, que soñé con Andrés Manuel. Como suele suceder en un escenario irreal, estaba él con todo su gabinete inusualmente congregados en el Péndulo de la Condesa (¿?) para alguna reunión impensada. Lucía un gesto de exhausta esperanza, de dulce impasibilidad pero al mismo tiempo su rostro reflejaba un desasosiego mal disimulado. Cuando llegó el momento en que debía saludarlo, me miró con esa frágil serenidad de quien se encuentra a punto de decir una gran verdad.

Cuando le hice notar su apariencia de cansancio, los ojos se le llenaron de lágrimas que contuvo con un temple de acero. Dijo que me recordaba de la campaña pasada (eras rubia, precisó), pero que la situación ahora está tan o más peliaguda que entonces, aunque estaba preparado para lo que viniera.

Entonces, como en cualquier sueño, hice lo que jamás haría en la vida real: lo abracé. En ese breve momento del abrazo dijo que iba a necesitar la fuerza de todos los que ya había recibido para producir el cambio verdadero del que tanto habla en sus discursos.

Y se fue con una sonrisa en el rostro y mucho más alegre que cuando había empezado a soñar.

“Vamos a ganar, Darinka” dijo al despedirse de mí con esa amigable expresión que suele usar.




***


Reportera surrealista y cronista onírica... Pueden tildarme de loca si eso les place, pero a estas alturas del proceso electoral, creo que lo que nos hace falta es extrapolar nuestros sueños a la realidad.



"¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción;
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son."

La vida es sueño
Pedro Calderón de la Barca

1 comentario:

Carlo Brigante dijo...

He tenido dos sueños con AMLO. En uno había un debate y estaban Josefina, Cuauhtémoc Cárdenas y López Obrador. Los veía gigantes y simplemente experimentaba una sensación de confianza. En el segundo tuve un encuentro más cercano con AMLO, similar a tu sueño y al despedirnos él extendía la mano como diciendo: "vamos a ganar". Te leo y siento mucha confianza y un presentimiento de que...vamos a ganar.