viernes, 18 de diciembre de 2009

Literalgia VI: Cuando las avenidas saben a memoria...



De las pertenencias empaquetadas, no hubo nada más voluminoso que los recuerdos.




Como si las despedidas no fueran contratiempo suficiente, como si andar el camino por última vez no fuera dificultad dolorosa; esta tarde anduve los recuerdos.

Las aceras guardan en su asfalto la imprecisión de lo acontecido en otras épocas. Esas calles no callan: tienen impresas en sus paredes las historias que un día decidieron contarse y basta poner un pié en ellas para que un viento de nostalgia te murmure como en un suspiro, las anécdotas que a golpe de olvido se guardan en los cajones de la desmemoria más cruel.

***

La travesía de la irrealidad más virtuosa comienza justo donde termina la Zona Rosa y el camino que con tanta premura recorrí. Ya desde la Calle de Liverpool y dejando atrás la glorieta de Insurgentes se deja leer una Darinka corriendo con el corazón en la mano y la euforia en la otra… las tardes vagabundas en las librerías y los reencuentros fortuitos con personas que hoy quiero olvidar.

Pero es Paseo de la Reforma la avenida de mis distancias más largas. Se deja escuchar la urgencia de mis tacones corriendo para alcanzar el autobús bajo el yugo aplastante de un horario diurno, corriendo siempre en sentido opuesto al deseo.

Es el circuito de las manifestaciones perpetuas, el festejo tricolor en el Ángel, la ciclopista más extravagante, la galería más excéntrica, el tránsito siempre lento y la indiferencia bursátil. Es la rúa de la saudade y la melancolía, porque desde la Diana hasta la Fuente de Petróleos el otoño se hace permanente.

Llegué ahí por un descuido de mi destino sureño y tuve que caminar la furia de su bullicio por más de un año de vaivenes y traspiés. Fue en sus banquetas donde me llovió la ternura más amorosa por vez primera y llegué a la oficina escurriendo mi amor y oliendo a la humedad del deseo más incierto; o aquélla tarde aciaga en que la muerte se desplomó de un avión, dejándome desperdigados trozos de humanidad por todo el corredor.

En Reforma dejé mis despedidas más sinceras a las personas que más amo y también a las que luego dejé de querer. Siempre me despidieron con dulzura al abordar el camión y hubo manos trémulas que intentaron detenerme en un torpe afán de romper la responsabilidad que se dirige a trabajar. En la esquina de aquélla avenida tuve mi última despedida que pretextó poesía para dejarme el último beso de cotidianidad. Fue frente al Museo de Antropología donde perdí mis lentes y mi hipermetropía se hizo agudeza perenne.

Las horas nocturnas se cuentan por montones en ese camino. Por ahí también trasladé mi cansancio a la salida –ora a pié, ora en nube- para encontrarme con un abrazo, para mediar con mis pensamientos nómadas, para teorizar del desconsuelo…

De esos viajes traté de quedarme con aquéllos donde mis piés perdían el suelo en una bicicleta o donde mis pasos eran impulsados por una situación idílica, caprichosa e inverosímil.

Conservé los trozos de papel donde anoté mi incertidumbre y mis dichas vividas justo ahí, la avenida de las distancias que no se dejan de andar.

***


Esta ocasión ya me esperaba desde entonces… Desde que paseé mi distracción en bicicleta un domingo cualquiera, o al trasladar mi prisa para llegar siempre tarde a trabajar; desde que erré por los camellones, esperando siempre y tratando de matar la impaciencia de una llegada o caminando con un cinismo orgulloso tras la travesura de una calle.

En ese circuito sembré los recuerdos que hoy coseché por ser la última vez que la pisaré con la constancia usual. Leí en cada muro los textos que redacté con la furia de mis puños invernales, con la ligereza de mi pluma en primavera, con papel hojarasca en otoño y tinta de aguacero en verano.

Reforma es el texto más extraño que haya tenido que escribir, porque me redacté a mi misma en cada crucero y pormenoricé mis recuerdos en el asfalto para luego recogerlos de la banqueta porque el olvido los quiso atropellar. Reforma es un verso que no se termina de escribir, el párrafo prolongado de lo inimaginado y el borrador infinito de las coincidencias imposibles.

Sé que de tarde en tarde volveré a mi Paseo de la Reforma montada en bicicleta sólo para desandar los recuerdos y reescribir el futuro…

11 comentarios:

Fire_tony dijo...

Aish, ya quisiera yo escribir así. O no, es muy cursi. Deberías casarte on Borch, él escribe así.

Ms Dan Flowers dijo...

Aaaawww me gustó muchooo!!!!
Soy tu fanss desde hoy...aunque no creo q dure mucho, aprovéchalo!
:3

Agnes Milk dijo...

ah, que voluntad para escribir, me gusta, me gusta

Kentucky Freud Chicken dijo...

Este post estuvo genial. Ojalá yo escribiera como tú, aunque sonara cursi.

Kyuuketsuki dijo...

Ja, creo que a todos nos ha dado por la nostalgia de la ciudad, mezclada con el amor-odio que sentimos por estas calles. En muy distintos moods, he leído muchos textos dedicados a los vericuetos citadinos. Éste me recordó mi parte nostálgia y los lugares que me gusta recorrer y a los que no pienso volver, también.

Darinka Rodríguez dijo...

Fire_Tony: De sobra sabes que soy cursi sin remedio...

Ms. Dan Flowers: Me siento halagada... espero que mi crédito me dure al menos hasta fin de año.

Agnes Milk: Pues sí, eso de desgastarse el corazón tomando como pretexto una avenida... es de locos. Gracias por leerme y sé bienvenida.

Freudchicken: Si escribieras como yo, pensaría que estás loco; pero escribiendo como lo haces, sigo pensando que lo estás... Y eres un amor de locura.

Kyuutz: Sé que regresaste a esas calles, que por cierto, están muy cerca de mi Reforma. Para eso se necesitan muchos huevos: andar el camino y desandarlo al mismo tiempo.

Hein? dijo...

.

"Corriendo siempre en sentido opuesto al deseo..." Suspiro y asiento dolorosamente con la complicidad de quién ha hecho lo mismo.

Te has robado mi corazón esta noche. Cuídalo bien. Pasaré en mi madrugada por él para seguir viviendo tranquilamente.

.

Fire_tony dijo...

Cierto, lo sé. Hasta tienes un tag de cursilerías.

Ahora, por otro lado, me gusta tu nueva foto. Está padre.

Darinka Rodríguez dijo...

Hein?: ¿Cómo va la vida siendo un ente descorazonado? Porque todavía no se lo he devuelto... eso que sientes palpitar en el pecho es un marcapasos que hace las veces de coraza.

Fire_Tony: Estoy planeando mi tesis... "Veamos... ¿qué sigue después de las vacaciones?"

Hein? dijo...

.

@Darinka: ¿Y alguna vez me regresarás mi corazón?

.

ge zeta dijo...

Muy bonito escrito, Darinka. Me gustó.